Líderes en producciones musicales

FRANCO DE VITA ENAMORÓ A CHILE

Uno de los cantautores más fecundos que ha dado la música hispanoamericana colmó la Arena Movistar en una noche que fue sencillamente un karaoke.

 

  • Más de dos horas y media de concierto en un  recinto que se presentó colmado de público para una propuesta audiovisual de gran factura.

 

  • El artista presentó un amplio repertorio de sus grandes éxitos e incluyó los temas de su más reciente álbum de estudio: “ Libre”. 

 

Fue el concierto que marcó la semana del amor; fue el regreso de uno de los compositores e intérpretes que más canciones de éxitos continental, en voz propia y para otras grandes figuras, le ha dado al cancionero latinoamericano de los últimos 25 años.

Y así lo entendió el público que llenó el Movistar Arena en plena temporada veraniega para presenciar un show de ribetes muy emotivos, entre ellos cuando el artista saludó a la fervorosa presencia venezolana y con su teléfono en ristre les obsequió además a sus compatriotas vía streaming varios pasajes de su show “a quienes no pueden estar aquí, a quienes no pueden decidir estar en ninguna parte”…

Una banda de excelencia, con músicos de Cuba, México, España y Venezuela, acompañó un repertorio que arrancó con “Libre” de su más reciente creación para seguir entre muchas otras canciones con una andanada de éxitos desde “Cálido y Frío”, “Tú de qué va”, “Dónde está la vida”, “Pídeme”, “Si tú no estás”, “Te veo venir soledad”, “Sólo importas tú”, para incorporar su nueva balada “Pídeme” y ciertamente títulos que ya son gemas en el artista, como “No basta” y “Un buen perdedor”.

Considerado por la crítica mundial como un músico de excelencia –la prensa lo ha llamado el Billy Joel de América Latina- De Vita se mostró exultante en escena; compartiendo pasajes de intimidad y silencios hasta coros que enlazaron millares de manos y abrazaron parejas. 

Más de dos horas de emociones en las que hubo un momento muy especial: la presencia de Mario Guerrero para cantar junto a De Vita, “Si la ves” . Nuevamente ese brazo fraterno del venezolano que siempre hurga en los talentos de cada país que visita para invitarlos a compartir.

De Vita nuevamente hace de su encuentro con Chile una experiencia contundente de arte y generosidad escénica que está más allá de las modas.