Líderes en producciones musicales

Marc Anthony hizo vibrar a mas de 17mil pesonas.

El cantante más popular del momento hizo vibrar a 17.000 personas al ritmo de salsa.

El regreso de Marc Anthony a un escenario de Uruguay no es casualidad y en la noche del jueves quedó demostrado que el público uruguayo lo adoptó como propio.

Así quedó de manifiesto en el mega show de dos horas que brindó frente a la tribuna Olímpica del Estadio Centenario, colmada de 17.000 personas.

El comienzo estaba pautado a las 21 hs pero las puertas del principal escenario deportivo del Uruguay estaban abiertas desde tempranas horas.

Quienes transitaban por la zona del Parque Batlle, pudieron apreciar un movimiento especial anticipando lo que sería una fiesta de la música latina. Ya sobre las 18 hs era posible apreciar en las puertas del estadio las extensas filas de personas de todas las edades, ataviadas con carteles, banderas y t-shirts del multipremiado artista, esperando para ingresar al espectáculo.

Pese a la multitudinaria convocatoria de público, las distintas puertas de acceso al show estaban claramente identificadas y el control de seguridad fue ágil y efectivo.

Pasadas las 21:30hs ingresó hacia el escenario una camioneta con vidrios polarizados…las 17.000 personas quedaron en silencio absoluto y todos prepararon sus cámaras fotográficas y celulares… Marc Anthony llegaba, y con él, la promesa de una noche inolvidable de puro ritmo de salsa. Y así fue, primero descendieron los músicos que lo acompañan y luego hizo lo propio el artista más popular de los últimos años.

Los gritos de los fanáticos hicieron vibrar al Estadio Centenario cuando Marc levantó sus brazos y saludó antes de subir al escenario.

Todo estaba pronto, el sonido perfectamente probado, al igual que las tres pantallas gigantes (dos a cada lado del escenario y una en el escenario), sumadas a dos pantallas de led. Solo faltaba el protagonista para que el espectáculo comenzara.

Las luces del escenario se apagaron por completo y las pantallas gigantes mostraban las iniciales del artista (MA).

Fiel a su sobrio look, vestido con saco, camisa y pantalón de color negro, lentes y zapatos de charol, Marc Anthony apareció en escena y fue el delirio de las 17.000 almas presentes en la tribuna Olímpica.

No había posibilidad de establecer un promedio de edad de los fanáticos, había chicas jóvenes, mayores, hombres y matrimonios junto a sus hijos que improvisaban una pista de baile en medio de la tribuna. Todas las generaciones unidas al son del ritmo latino.

“Valió la pena”, fue el primer tema que sonó en la veraniega noche del jueves. Allí, el cantante desplegó baile, simpatía y energía, elementos que mantuvo sin altibajos durante las casi dos horas ininterrumpidas de show.

La conexión con el público fue permanente, si bien es de pocas palabras, el artista cada vez que los focos iluminaban al multitudinario público quedaba sin palabras y no daba crédito de lo que estaba viendo, eran 17.000 personas gritando su nombre. “Es un honor el poder compartir esta noche con ustedes, esto es impresionante”, expresó mientras sus ojos recorrían cada milímetro de la tribuna Olímpica.

El profesionalismo del artista dijo presente en cada instante, la energía estuvo siempre, y durante el show, Marc bailó y se desplazó por cada milímetro del escenario de extremo a extremo para que cada espectador pudiera verlo.

Anthony prestó atención a cada obsequio que sus fans le arrojaban hacia el escenario, desde osos de peluche, banderas y hasta ropa interior. Reparó en cada regalo, los tomaba, agradecía y los acomodaba sobre el escenario. Se colocó un sombrero dorado y bailó al ritmo de salsa, se animó a ponerse varios tipos de vinchas,( con orejas, con luces) que después, se las hizo poner a sus tres coristas quienes animadamente incluso cantaron con ellas colocadas sobre sus cabezas.

La fuerza del cantante seguía intacta, y en cada tema dejaba lo máximo sobre el escenario. “Contra la corriente” “Vivir lo nuestro”, “¿Y cómo es él?” (versión del clásico tema de José Luis Perales), “Te conozco bien”, “ ¿Qué precio tiene el cielo?”, “ Tu amor me hace bien” fueron parte del repertorio.

Minutos después de las 23 hs, el show parecía haber terminado, Marc cantó una última canción y se despidió del público. Pero faltaba un tema… y las 17.000 personas corearon “Vivir mi vida”. Seguidamente, la banda comenzó a tocar los primeros acordes del hit del momento y Marc Anthony regresó a escena sonriente para cantar junto a sus fanáticos el tema que ya es disco de Oro y Platino en Uruguay por sus ventas.

Con talento, simpatía, energía y buena onda, el artista demostró una vez más por qué lo consideran uno de los cantantes más importantes de los últimos tiempos.

La bandera uruguaya estuvo presente durante el espectáculo. Colgada en el pie del micrófono, acompañó cada movimiento del artista.

Via: www.republica.com.uy

Multimúsica en Facebook